19 de enero de 2010

España, de los países europeos con más infectados por el VIH


El pasado día uno de diciembre se celebró el XXI Día Mundial de la Lucha contra el SIDA. Desde que en 1981 se diagnosticara por primera vez esta enfermedad, alrededor de veinticinco millones de personas han fallecido en todo el mundo por sus consecuencias. La mayor parte de los infectados se encuentran en países subdesarrollados que apenas tienen acceso a unos recursos médicos mínimos.

España es el quinto país europeo con mayor número de contagios por el VIH, origen del desarrollo de la enfermedad. Sólo en Madrid se encuentra la cuarta parte de todos los seropositivos del país y las asociaciones regionales que luchan contra esta pandemia denuncian la falta de apoyo, de recursos y de facilidades por parte del gobierno autonómico. Este año el uno de diciembre se centra en nuestro país en combatir la estigmatización social de los que sufren esta enfermedad.

La ONU previó en 2007 una estabilización a nivel mundial de los contagios por el VIH gracias a los esfuerzos por la prevención por parte de los organismos gubernamentales mundiales y de las asociaciones que combaten esta pandemia. En el último informe de ONUSIDA se estima que en 2008, alrededor de 33,4 millones de personas en todo el mundo eran portadoras del VIH, aparecieron 2,7 millones de nuevos contagios y se produjeron dos millones de muertes a causa del SIDA, cifra que se suma a los más de veinticinco millones de fallecimientos relacionados con la enfermedad en estos veintiocho años de pandemia.

En este mismo informe se destaca que la tasa de nuevas infecciones ha disminuido en numerosos países, pero este avance es contrarrestado por el resurgimiento de las infecciones entre hombres homosexuales en los países desarrollados y el incremento de nuevos contagios en otras regiones, como Europa oriental, Asia central y, especialmente, en el África subsahariana. En esta zona se concentraban en 2007 el 67% de los portadores del VIH y el 72% de los fallecimientos a causa del SIDA de todo el globo.

Actualmente no existe una cifra exacta ni fiable de los fondos económicos destinados, a escala mundial, a la búsqueda de una cura definitiva contra la enfermedad, sin embargo ONUSIDA estima que, de toda la población infectada en países con bajos recursos económicos, sólo cuatro millones de personas tienen acceso a un tratamiento antirretroviral que les permita hacer frente a su afección.

También se alerta desde estos organismos internacionales a determinados países de la relajación de sus ciudadanos frente al riesgo de contagio. Entre esos países se encuentra España, que, junto con Portugal, ocupan el quinto puesto de países con mayor porcentaje de habitantes que conviven con el VIH en Europa, sólo por detrás de Ucrania, Estonia, Letonia y Suiza.

Según datos provenientes del Ministerio de Sanidad y Política Social en su informe de Vigilancia Epidemiológica del SIDA en España, en 2008 se diagnosticaron 1.340 nuevos casos de SIDA, cifra que continúa la tendencia al descenso desde 1994, año en el que se concentró el mayor número de nuevos desarrollos de la enfermedad (7.476 casos). Desde que se iniciara la pandemia, en nuestro país se han notificado un total de 77.953 casos de SIDA.

A tenor del mismo informe, el perfil medio actual de nuevo contagio corresponde a hombres de entre 40 y 44 años. Las Comunidades Autónomas más afectadas durante el año pasado fueron Baleares y Murcia, pero a nivel acumulativo desde 1981, Madrid y Cataluña son las Comunidades donde se concentran casi la mitad de seropositivos en España.

Aunque en años pasados la vía usual de contagio en España fue la vía parentenal, asociada al uso compartido de las mismas jeringuillas en la población drogodependiente, desde 2006 el predominio de la transmisión viral corresponde a la vía sexual, y más concretamente entre la población heterosexual, aunque las últimas investigaciones advierten de un posible incremento actual en el colectivo homosexual.

El mismo Ministerio advierte que de la estimación de seropositivos nacionales, alrededor del 30% (el mismo que la media estimada dentro de la Unión Europea) son desconocedores de su condición, y por lo tanto un grave peligro para la gente con las que se relacionan y principalmente para su propia salud. Para evitar esta ignorancia ante la propia situación, los organismos públicos y las asociaciones vinculadas a combatir el SIDA urgen a que se lleven a cabo las pruebas pertinentes.

Con motivo de la conmemoración del día 1 de diciembre, asociaciones como ‘Madrid Positivo’, especializada en la asistencia a seropositivos dentro de España desde 1997, ha estado presente durante toda esta semana en distintos puntos de la capital: después de tres días ubicados en el Campus Universitario de Moncloa y en el de Somosaguas, el mismo día uno de este mes se trasladaron a la Plaza de Vázquez de Mella, en el barrio de Chueca, para realizar una prueba rápida de detección del VIH.

Esta prueba rápida es anónima y consiste en «un pequeño pinchazo en el dedo y con una gota de sangre puesta en un tira reactiva, sabemos el resultado en veinte minutos con una fiabilidad del 100% en los resultados negativos y del 99,7% en los positivos» tal y como lo describe Jorge Gutiérrez, médico y presidente de ‘Madrid Positivo’. Para realizarse esta prueba sólo es necesario completar un cuestionario sobre hábitos sexuales y que haya pasado un “periodo ventana” de tres meses tras la última práctica de riesgo.

Luis Sánchez, secretario de COGAM, la asociación de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales de Madrid, considera casi obligatorio, para este colectivo, hacerse esta prueba ya que «se está detectando una relajación en las medidas preventivas y que está habiendo un creciente número de transmisiones del VIH y de otras infecciones de transmisión sexual, sobre todo entre los jóvenes, que consideran esto como de otra época». Esta asociación lleva trabajando desde 1990 con personas homosexuales seropositivas creando grupos de apoyo o de asistencia, programas de atención a trabajadores del sexo, repartiendo preservativos y también realizando la prueba rápida dentro del propio local durante todo el año.

Una voluntaria latinoamericana de este tipo de asociaciones, comenta que «la población inmigrante y sin papeles, que es una comunidad de alto riesgo ya que en sus países de origen no reciben ningún tipo de tratamiento de antirretrovirales, tienen rechazo a ir a las oficinas de la Comunidad o del Ministerio porque les pueden pedir un carné o un empadronamiento. Este tipo de asociaciones no te piden nada, lo que facilita todo para todo el mundo».

Sin embargo, estas agrupaciones tienen una opinión muy crítica sobre las políticas sanitarias de las Administraciones Públicas en lo referente a los afectados por el SIDA. El presidente de ‘Madrid Positivo’ denuncia que a pesar de ser Madrid la región con más afectados del VIH, no les conceden los permisos que necesitan para realizar todas las actividades de concienciación que les gustaría llevar a cabo. Por su parte, desde COGAM califican de «catastrófico e indecente» la gestión del gobierno de Esperanza Aguirre. Dicen que «sus reparos morales hacen que se dé el peor apoyo de España a las ONG. Madrid concentra el 25% de los casos de VIH positivo de todo el país y, sin embargo, desde noviembre de 2008 la Comunidad de Madrid no da ni un céntimo de euro en materia de prevención. Lo estamos haciendo todo con recursos propios o de otras administraciones a nivel estatal, que son algo más generosas».

Teniendo en cuenta que en nuestro país. el lema del Día Mundial de la Lucha contra el SIDA hacía referencia a la lucha contra la discriminación de los seropositivos en la vida cotidiana, el tres de diciembre el Ministro de Interior contestaba a una pregunta parlamentaria realizada por el líder de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, afirmando que «es razonable que deba mantenerse la causa de exclusión para acceso al Cuerpo Nacional de Policía de los aspirantes que viven con VIH».

Ante estas declaraciones CESIDA, la Coordinadora Estatal de VIH-SIDA, que engloba a 73 organizaciones que trabajan en este ámbito, ha condenado la actitud del Ministerio de Interior porque considera que es inadmisible que la infección por VIH sea causa de exclusión en ningún proceso de selección para un puesto de trabajo «en un momento clave en el que la sociedad civil está trabajando conjuntamente para erradicar el estigma y la discriminación asociados al VIH-SIDA».

Dónde hacerse la prueba rápida en Madrid:

  • Centro Sanitario Sandoval: C/ Sandoval, 7 / 91 445 23 28
  • Programa de Prevención del SIDA/ETS del Ayto. de Madrid: C/ Montesa, 22 / 91 588 51 42 y 91 588 51 41
  • Centro Municipal de Salud del Distrito Centro del Ayto. de Madrid: C/ Navas de Tolosa, 10 / 91 588 96 60 y 91 588 96 61
  • Centro Madrid Salud Joven (hasta 24 años): C/ Navas de Tolosa, 8
  • Fundación Triángulo: C/ Meléndez Valdés, 52, 1º D / 91 593 05 40
  • COGAM: C/ Puebla, 9 / 91 522 45 17

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada